Etiopía es uno de los destinos más solicitado por las familias occidentales para adoptar a un niño. Según el Ministerio de la Mujer hay unos 2.000 casos al año. Estas adopciones no son siempre de todo legales. Cientos de niños son arrancados de sus casas sin ningún tipo de autoriazición ni consentimiento por parte de sus padres. Hoy El País publica una noticia sobrecogedora de la desaparición de dos niños gemelos que comienza así:

Aynalem Zacharias, una mujer etíope de 22 años, no está donde se suponía que debía estar para contarle a este periódico la desaparición de sus dos niños gemelos, robados por un policía de la zona hace tres meses y entregados irregularmente a un orfanato del pueblo de al lado. Tras toda una mañana buscándola por la ciudad de Zwai, a tres horas en coche de la capital etíope, un anciano ciego abre la puerta y cuenta que Aynalem también ha desaparecido. “Después de que le quitaran a los gemelos, la mujer se volvió loca. Andaba sola por la calle todo el día llorando y le preguntaba a todo el mundo si había visto a los niños. Hace días que se fue y no la he vuelto a ver”, relata la cascada voz del viejo.

Con esta información no quiero genelarizar porque soy consciente de que el proceso de adopción es largo, costoso y duro. Pero si es cierto que hay una realidad de ilegalidades en torno al tema. Es injusto que la felicidad de algunas personas se convierta en la infelidad de otras. Son múltiples las razones, aunque creo que, como siempre, la principal es la económica.

20071217elpepisoc_2.jpg

 

 

Anuncios

5 comentarios

  1. Es cierto qeu no se puede generalizar nunca, pero la ilegalidad es algo qeu no se puede ni se debe permitir. La adopción es un proceso largo, pero ante todo tiene que ser limpio y ser para hacer bien, nunca pára conseguir beneficios económicos. ¡Qué hay niños de por medio, por favor!

  2. El dinero es el gran culpable de todas estas miserias. Me parece aterradora la historia. Y nosotros aquí, tan felices, preocupándonos de qué vamos a cenar en nochebuena con los nuestros.
    En el mundo habrá mucha gente que esa noche no tenga comida ni familia con quien celebrarlo.

  3. A mi estos asuntos me dan un asco tremendo, me parece increíble que la gente no sea más consciente, como dice Paula, de que hay niños de por medio. Muy, muy triste…

  4. Es una pena que un gesto humanitario como la adopción se convierta en un acto de corrupción. Admiro a quienes adoptan a un niño, sin importar la procedencia, para darles un hogar, para acogerlos en el seno de una familia. No con fines publicitarios como muchos famosos, si no porque en realidad anhelan un hijo. Pero las irregularidades en el proceso cada vez son más.

  5. En la mayoría de países subdesarrollados ocurren situaciones de ilegalidad parecidas en estos contextos. Es una verdadera lástima.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s